Usa focos de bajo consumo.

Los focos energéticamente eficientes han existido durante mucho tiempo, pero realmente ha tomado una cantidad significativa de tiempo para que muchas personas se acerquen a la idea. En última instancia, sin embargo, realmente tiene mucho sentido hacer el cambio. Los focos de bajo consumo no solo consumen menos electricidad, sino que también duran más, lo que significa que no tienes que gastar dinero para reemplazarlas.

Habla con consultores de sostenibilidad.

Cada casa es diferente y, por lo general, es mucho lo que un propietario puede hacer para mejorar las credenciales ecológicas de su propiedad. Una de las mejores maneras de hacerlo es hablar con asesores de sostenibilidad, quienes podrán brindarle análisis e ideas sobre la mejor manera de realizar cambios en su hogar.

Usa productos de limpieza natural.

Usar químicos dañinos para limpiar es muy malo para el medio ambiente. Cuando los lava, simplemente los coloca en el suministro de agua. Eso significa que el agua requerirá más purificación antes de que sea seguro volver a usarla. Pero la buena noticia es que, en la mayoría de los casos, realmente no es necesario usarlos. Para la mayoría de las tareas de limpieza diarias, los productos naturales como el vinagre, el ácido cítrico de los cítricos y el bicarbonato de soda se pueden utilizar en lugar de los productos químicos cáusticos con gran efecto.

Crea tu propia composta

No desperdicies la basura de tu cocina ni los restos de comida, conviértelos en composta. Te sorprendería cuánta de la comida que actualmente tiras puede ser reciclada y convertida en composta. Simplemente coloca un recipiente de composta en su jardín o patio y llénala con cualquier desperdicio de comida.

Compra reciclado

Es una buena idea tratar de comprar productos reciclados siempre que puedas. Esto puede incluir todo, desde papel higiénico hasta papel de cocina. Siempre que notes que hay una opción reciclada disponible para comprar, vale la pena comprarla.

Cocina inteligentemente

Es fácil ser más inteligente en la cocina, lo que puede llevar a un hogar mucho más ecológico. Un ejemplo importante es que puedes perder una gran cantidad de calor si abres la puerta del horno durante la cocción. Incluso si el horno está solo abierto por un corto tiempo, entonces necesitarás usar una cantidad significativa de energía para calentarse nuevamente. Otro gran problema es el desecho de las capsulas de café. Podrían estar contribuyendo a un desastre ambiental global, con miles de millones de elegantes cápsulas de aluminio y plástico que terminan en vertederos cada año. Bebe tu café de una cafetera de goteo convencional.