Los océanos cubren alrededor de dos tercios de la superficie de la Tierra y son el verdadero pilar de la vida. Proveen rutas marítimas esenciales para el comercio mundial, son recursos de turismo, cumplen un papel esencial en regular el clima del planeta. Generan la mayor parte del oxígeno que respiramos, absorben una gran cantidad de las emisiones de carbono, ofrecen comida y nutrientes; y son una parte importante de la tradición humana de disfrutar y estar conectado con nuestro medio ambiente, hechos por los cuales adquiere relevancia el cuidado del ecosistema marino.

Cada ocho de junio desde 1994 se celebra el Día Internacional de los Océanos,  a partir de una iniciativa canadiense. El lema de este año para el día es: Nuestros océanos, nuestro futuro y está conectado con la celebración de la Conferencia de los Océanos, que se celebrará del 5 al 9 de junio en la sede de las Naciones Unidas en Nueva York.

Martín Soto Jiménez, quien es especialista del Instituto de Ciencias del Mar y Limnología (ICMyL) de la UNAM, en el marco del Día Mundial de los Océanos resaltó que debido al descuido e irresponsabilidad de las personas, cientos de desechos sólidos, principalmente plásticos, llegan (a través de ríos o por abandono en las playas) a esas masas de agua.

Una vez en los océanos, flotan a la deriva hasta que son atrapados por una corriente que los lleva a uno de los puntos en donde las corrientes se detienen y las aguas se calman, conocidos como giros oceánicos, particularmente el giro del Pacífico Norte.

En ese lugar comienzan a acumularse cada día; “el problema es que si los plásticos tardan décadas o siglos en degradarse y a diario llegan más, entonces esas islas se harán más grandes. Ahora calculamos que tienen el tamaño de estados como Chihuahua o Coahuila, pero en un futuro podrían tener el de un continente”, alertó.

“De ahí la recomendación de hacer conciencia y no tirar basura en ríos y cañadas, ni dejarla a cielo abierto en las playas, debido al peligro creciente que representa a largo plazo; además, esas acciones serían las más económicas para evitar la contaminación de los mares, pues sería posible ir a limpiar esa zona del océano, pero su recuperación sería muy costosa”, remarcó.

En Tuny sentimos una gran respeto y amor por los océanos que nos han dado tanto, debido a ello tenemos un gran compromiso con su preservación. Como miembro fundador de la Alianza del Pacífico por el Atún seguiremos en el camino del aseguramiento para que nuestras operaciones y nuestros productos cumplan con los más altos estándares científicos de sustentabilidad.

“Desde nuestras operaciones en el mar, en nuestra plata industrial, nuestra comunidad y nuestras casas, todos podemos y debemos contribuir en el cuidado y preservación por unos océanos sanos, pensando en las generaciones presentes y futuras”

Fuentes: ambientum.com/ un.org/ provincia.com.mx