Con el banderazo de salida al primer camión de sardinas, Grupomar marcó el inicio de las actividades comerciales en su nueva planta ubicada en Ensenada, Baja California, en la que procesa 36 toneladas de sardina fresca al día.

Al frente de su Presidente, Don Antonio Suárez, Grupomar ocupa el 30 por ciento del mercado atunero nacional, y va por el de la sardina con la puesta en marcha de esta planta en la que se integran nuevas variedades de productos como las sardinas con salsa de tomate.

“Somos una empresa innovadora y por ello incursionamos en un nuevo mercado con un producto de gran arraigo en el consumidor, pero con presentaciones que sin duda alguna cumplirán con las expectativas y los requerimientos del mercado”, comentó Antonio Guerra, Director General de Grupomar.

La Peque es la embarcación sardinera con la tecnología más avanzada para la localización, captura y conservación, con una capacidad de 200 toneladas y, las otras dos son Mariale y Propemex PM-2s, cuya capacidad es de 100 toneladas cada una.

Su planta con 17 metros cuadrados de extensión ofrece la infraestructura más moderna en enlatado y congelado, en la que cuenta con refrigeradores con una capacidad de almacenamiento de 2,500 toneladas de pescado congelado, además de otra planta de harina en un área de cuatro mil metros cuadrados, en la que se procesan 100 toneladas de pescado fresco al día.

“En esta primera etapa queremos cubrir la demanda nacional, sin embargo, nuestro interés a mediano plazo es llevar nuestro producto al extranjero. Contamos con la calidad requerida para conquistar otros mercados”, añadió Antonio Guerra.

Con la puesta en marcha de esta planta, Grupomar contribuirá con la generación de 200 empleos directos entre las plantas y la flota, así como también en la reactivación de la industria enlatadora de la región, con lo que cerrará 2017 con más de 3,000 fuentes laborales entre Ensenada y Manzanillo, donde se ubican sus instalaciones de procesamiento de atún.