El pulpo y calamar son frecuentemente confundidos debido a que tienen gran similitud, pero entre ellos poseen particularidades muy evidentes e interesantes. Sus beneficios a la salud son muy similares aunque su sabor y textura es muy particular. Ambos son animales acuáticos que pertenecen al grupo de los cefalópodos (animales que tienen los pies alrededor de la cabeza).

Existen más de 300 tipos diferentes de calamares, de los cuales 18 se encuentran en las costas de México. El calamar es conocido por ser de tacto suave, su tamaño puede variar de un centímetro hasta 20 metros de largo, todo depende de su especie.

A diferencia del calamar, el pulpo dispone de ocho tentáculos en lugar de 10, por lo que entra dentro de los octópodos. El pulpo se caracteriza por su cuerpo blando, su excelente visión y por la facilidad que tiene para variar la textura y el color de su piel.

Ambas especies son muy valoradas en muchas cocinas, ya que con ellas se elaboran un buen número de deliciosas recetas de pulpo y calamar.

Las presentaciones y platillos más populares del calamar son relleno o cortado en anillos (rabas), y fritos al natural o empanizado, etcétera.

Con el pulpo también puedes preparar infinidad de platillos. Lo puedes consumir frito, cocido, a la parrilla, asado, etcétera. Acompañado de arroz, por ejemplo, aporta un toque delicioso. También se apetece su consumo en la sopa de mariscos,.  No podemos dejar de mencionar que ambos se pueden preparar en su tinta.

💡 Tips de cocina para el calamar

Conservarlos una noche en leche entera, antes de guisar, o freír, esto ablanda su carne. Encogen bastante durante la cocción, tómalo en cuenta a la hora de comprar y calcular las porciones.

Para evitar que al momento de la cocción la carne de estos cefalópodos se endurezca, te recomendamos prestar especial atención en el tiempo de cocción y la temperatura. En cualquier forma de cocción, tanto del calamar como del pulpo, la sal debe añadirse al final, esto también evitará que la carne se endurezca.

Beneficios nutricionales

Desde el punto de vista nutricional no hay grandes diferencias entre ellos, ambos son bajos en kilocalorías al tener un bajo contenido en grasas y especialmente grasas saturadas. En promedio, por cada 100 gramos de pulpo o calamar obtendrás aproximadamente 75 kilocalorías (kcal.). Ambos son ricos en calcio, sodio, hierro, potasio, fósforo, selenio, magnesio y yodo. Además, aportan una cantidad significativa de vitaminas A, B6, B12, C, D y niacina.

El yodo, que ambos contienen, es beneficioso para el metabolismo, regulando el nivel de energía y el correcto funcionamiento de las células. Además, ayuda a regular los niveles de colesterol y a procesar los hidratos de carbono, fortalecer el cabello, la piel y las uñas.

Sus proteínas son tan valiosas como las de las mejores carnes, y de mejor digestión que éstas, aunque no son aptos para personas con problemas gástricos.

Dentro de la familia Tuny puedes encontrar deliciosas presentaciones, como Pulpo en su Tinta, Pulpo al Ajillo, Calamar a la Mexicana y Calamar en su Tinta.

 

Fuentes: bibliotecadigital.ilce.edu.mx / afuegolento.com / comepesca.com/los-beneficios-del-pulpo/