Algunas noches puedes tener problemas para conciliar el sueño y una mala noche dificulta tener un buen día.  Lograr un plácido sueño cada noche es esencial para que tu cuerpo esté saludable y con energías para afrontar cualquier tarea al día siguiente.

  • Deja la cama sólo para descansar y estar en pareja…

Este uso restringido de la cama hará que inconscientemente tu cerebro la asocie con una experiencia grata y relajante. La televisión, el computador, el teléfono y la comida, déjalos fuera.

  • Disciplina…

Así es, hasta para dormir debes ser disciplinado. Es muy importante acostarse y levantarse siempre a una hora fija para establecer un ciclo sueño-vigilia. De no hacerlo estarás afectando tu apetito, ocasionando problemas de peso o decaimiento de tu sistema inmune. Si te es muy difícil ordenar tu sueño de inmediato, prueba paulatinamente, acostándote 15 minutos antes cada día.

  • Presta atención a lo que comes antes de ir a la cama…

Las comidas pesadas pueden causar insomnio, debido a que tu sistema digestivo está luchando por procesar el alimento, mientras tú te encuentras en reposo, algo que no ayuda. Una ensalada con atún es ideal para tener un sueño reparado, ya que la lechuga contiene lactucina,  sustancia que tiene un efecto tranquilizante, y el atún es de fácil digestión. Aún así procura cenar dos horas antes de irte a dormir.

  • Ejercicio físico es algo fundamental, pero…

Hay que evitar practicarlo dos horas antes de tu hora de dormir. Ya que al hacer ejercicio se libera endorfina, misma que nos mantienen activos y despiertos. Cuando practicas ejercicio en el día te ayuda a dormir mejor. Debido al cansancio por el mismo, duermes más rápido, consigues mayor porcentaje de sueño profundo y despiertas con menos frecuencia durante la noche.

  • Siestas sí, pero cortas

Dormir la siesta es beneficioso para continuar con energía el resto del día, pero no si son extensas. Un máximo de 20 minutos te sentará fenomenal. Más, sólo impedirá que por la noche no consigas conciliar el sueño.

  • Duerme con poca ropa, o sin ella…

En climas cálidos, bajar la temperatura del cuerpo ayuda a dormir mejor. Si tu temperatura corporal es elevada, comenzaras a sudar. Con menos ropa ayudaras a tu cuerpo a mantener una temperatura ideal, sin necesidad de transpirar. La temperatura ideal varía entre 18º y 20º.

  • Si no consigues dormirte, levántate…

Quedarse en la cama dando vueltas, solo provoca estrés, mismo que crea un círculo vicioso, a mayor estrés menos posibilidad de conciliar el sueño, ya que el estrés genera un estado de alerta en nuestro cerebro. Si tras 20 minutos de haber ido a la cama no consigues dormir, lo mejor que puedes hacer es levantarte, ir a la cocina, preparar un infusión relajante y respirar pausadamente para calmarte.  Una vez que estés relajado y tranquilo, regresa a la cama, deja tu mente en blanco y descansa en los brazos de Morfeo.

Una o dos noches de mal sueño son comunes, pero si tu problema prevalece es necesario acudir al médico, un insomnio no atendido puede ocasionar  problemas graves de salud, tanto emocionales como físicos.

Con fuentes de:

cnnespanol.cnn.com

muyinteresante.es