Desayunar es romper con el ayuno, por lo menos han pasado 10 horas antes de tu último alimento, o al menos así debería de ser. Es por eso que los nutriólogos recomiendan ingerir algo ligero dentro de los primeros 15 minutos de tu nuevo día. Un desayuno energético te ayudará a activar el metabolismo y te aportará la energía necesaria para iniciar el día con toda la actitud y energía.

1. Frutos secos

Los frutos secos ofrecen fibra, poca grasa saturada y mucha insaturada, proteína vegetal, proteínas y sustancias bioactivas como los flavonoides. Aportan también minerales, potasio, calcio, fósforo, hierro, zinc, entre otros. Todo esto se traduce en mucha energía para tu cuerpo.

2. Plátano

El plátano o banana es sumamente práctica, sólo tienes que pelarla y comerla. Está comprobado que ayuda a curar la anemia, la presión sanguínea alta, el estreñimiento, está repleta de potasio y hasta posee el increíble 16 por ciento de las recomendaciones de consumo diario de fibra.

3. Yogurt

Es rico en probióticos. Los probióticos son bacterias benévolas que viven en el intestino y auxilian en la prevención de enfermedades, ayudan con las deficiencias nutricionales y aumentan tu salud intestinal, lo que contribuye con la buena la salud del cerebro.

4. Avena

La avena es un cereal muy recomendable para el desayuno, contiene potasio y omega 3, ayuda a controlar la hipertensión desde primera hora de la mañana, por lo que es muy saludable incluirla en el desayuno. Además, contribuye a bajar el colesterol y retrasar la sensación de hambre.

5. Jugo verde

Si preparas uno, te sentirás satisfecho durante más horas y ayudarás a tu organismo a consumir suficientes nutrientes desde que empieza el día. Además, tiene muchos beneficios para tu salud, es bajo en calorías y alto contenido de fibra y antioxidantes. Por otro lado, tienen un efecto alcalino que al llegar al organismo regula el pH de la sangre para reducir el riesgo de enfermedades comunes y crónicas.

Con esta combinación de alimentos puedes crear desayunos variados todos los días. Por ejemplo podrías preparar una avena con un poco de miel y rodajas de plátano, un jugo verde con frutos secos que son una excelente opción de proteínas.