El cáncer es un conjunto de enfermedades en las que las células anormales se dividen sin control y pueden invadir a otros tejidos. Es un padecimiento que no hace distinción de razas, nivel socioeconómico o sexo.

De acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), el cáncer es una enfermedad crónico-degenerativa de mayor incidencia entre los adultos, en comparación con los niños y jóvenes, aunque se observa una diferencia en los tipos de cáncer que afectan a hombres y mujeres. Al respecto, la Organización Mundial de la Salud (OMS) identifica que a nivel mundial en 2015, los tumores malignos de pulmón, próstata, colorrectal, estómago e hígado son los más comunes entre los varones, mientras que en las mujeres son los de mama, colorrectal, pulmón, cuello del útero y estómago (OMS, 2014 y 2015a).

Existen muchos factores que incrementan la posibilidad de desarrollar cáncer. Si uno o más de tus familiares ha sufrido de cáncer, un estilo de vida poco saludable que incluye hábitos como el tabaquismo, la ingesta de alcohol, y de alimentos ricos en grasas y carbohidratos, así como el sedentarismo.

La palabra clave para evitar desarrollar cáncer o cualquier otra enfermedad, es la PREVENCIÓN. Hacerte exámenes de detección temprana de manera periódica es una gran forma de prevenir el cáncer. La mayoría de las muertes relacionadas con el cáncer podrían evitarse si más personas se hicieran exámenes de prevención y chequeos periódicos, y si conocieran los síntomas de los tipos más comunes de cáncer.

Edad, sexo, estilo de vida, historial médico familiar y otros factores determinan qué tipos de detección oportuna deberías practicarte.

Se calcula que el consumo de tabaco se relaciona con 20% de las muertes por cáncer a nivel mundial, por lo que se considera como la principal causa prevenible de cáncer en el mundo; por otro lado, la quinta parte de los casos se deben a infecciones crónicas como el virus del papiloma humano, vinculado al cáncer de cuello de útero y la hepatitis B, relacionada al cáncer hepático (OMS, 2014).

El cáncer se lleva muchas vidas cada año, pero si mantienes un estilo de vida saludable, esto incluye, estar en tu peso ideal, hacer por lo menos 20 minutos de ejercicio al día, alimentación balanceada, y lo más importante, estar muy consiente de tu cuerpo y tu salud. No esperes a que esa bolita que te salió en la garganta se vuelva tan grande que ya no te permite comer. Tal vez solo es un absceso, pero es mejor saberlo que suponerlo.

Con información de:

inegi.org.mx

cancer.gov