El cáncer de mama es una enfermedad que se origina cuando las células en el seno comienzan a crecer en forma descontrolada. Estas células normalmente forman un tumor que se puede palpar como una masa o bulto y a su vez se puede observar en una radiografía. Es importante mencionar que muchos cánceres de seno se pueden detectar en mamogramas a menudo antes de que puedan palparse, cuando el cáncer se encuentra aún en una etapa temprana, por ello la importancia de realizarse chequeos anuales.

Un tumor en la mama puede ser benigno, pero cuando hablamos de uno maligno y/o canceroso, es por que las células del mismo pueden llegar a invadir tejidos próximos o propagarse (metástasis) a áreas distantes del cuerpo.

¿Cómo se origina el cáncer de seno?

Existen distintos tipos de cáncer de mama, mismo que puede comenzar en distintas partes del seno, esto va depender de qué células de la mama se vuelven cancerosas.

Las mamas constan de tres partes principales: lobulillos, conductos y tejido conectivo. Los lobulillos son las glándulas que producen leche. Los conductos son los tubos que transportan la leche al pezón. El tejido conectivo (formado por tejido fibroso y adiposo) rodea y sostiene todas las partes de la mama. La mayoría de los cánceres de mama comienzan en los conductos o en los lobulillos.

El cáncer de mama puede diseminarse fuera de la mama si las células cancerígenas llegan a los ganglios linfáticos, a través de los vasos sanguíneos.

Tipos comunes de cáncer de mama

Los tipos más comunes de cáncer de mama son:

Carcinoma ductal infiltrante. Las células cancerosas se multiplican fuera de los conductos e invaden otras partes del tejido mamario. Estas células cancerosas invasoras también pueden diseminarse, o formar metástasis, en otras partes del cuerpo.

Carcinoma lobulillar infiltrante. Las células cancerosas se diseminan de los lobulillos a los tejidos mamarios cercanos. Estas células cancerosas invasoras también pueden diseminarse a otras partes del cuerpo.

Existen otros tipos de cáncer de mama menos comunes, tales como la enfermedad de Paget, el cáncer de mama medular, el cáncer de mama mucinoso y el cáncer de mama inflamatorio.

Un pequeño número de cánceres comienza en otros tejidos del seno. Estos cánceres se llaman sarcomas y linfomas, y en realidad no se consideran cánceres de seno.

El cáncer de seno no es exclusivo de las mujeres, también los hombres pueden padecerlo, aunque el porcentaje de riesgo es mucho menor.

Fuentes: cdc.gov / cancer.org/