“Los alimentos enlatados tienen muchas ventajas en la vida moderna, sin embargo, su aspecto nutricional ha sido subestimado por muchos años. Contrariamente a lo que la mayoría de los consumidores piensan conservan su valor nutricional sin alteraciones.”

Por muy maravillosos que sean, siempre existen factores secundarios que pueden dañar o alterar su contenido, por eso te damos algunos consejos para que disfrutes de los alimentos enlatados sin ningún inconveniente.

Latas infladas o con abolladuras

Una lata inflada indica que el producto en su interior se encuentra en proceso de descomposición. Posiblemente la lata sufrió algún golpe que la dañó, creando el medio ideal para que las bacterias se reproduzcan.

Las latas tienen en el interior un barniz para evitar el contacto del metal con el alimento, sin embargo con los golpes es posible que el barniz se desprenda y por oxidación cambie el sabor de los alimentos. Revisa muy bien que la lata no tenga ningún golpe, esto evitará que te lleves una sorpresa de mal sabor, o un producto en proceso de descomposición.

Limpieza

Mediante procesos de pasteurización y esterilización se asegura la inocuidad del producto, en su interior, pero en el exterior, la lata se encuentra expuesta. Una vez que llegan a los grandes almacenes, donde son vendidas al público, la lata está vulnerable al polvo,  roedores, las manos de quienes las transportan, etc.  Es por eso que si no lavas la lata antes de ingerir su contenido, expones al alimento a los contaminantes que pudiese haber en su exterior.

Sobrantes

Suele pasar que abrimos un enlatado y no consumimos todo el contenido, lo conservamos dentro de la lata y así lo llevamos al refrigerador.

La mejor opción es vaciar el contenido en un refractario de vidrio con tapa, esto ayudara a conservar mejor el alimento. Además, en el caso del atún, por ejemplo, evitas que el olor se impregne en el resto de los alimentos e incluso en la nevera.

Recuerda consumir el alimento en la misma semana que lo abriste, puesto que fuera de la lata está propenso a contaminarse.

Vencimientos

Antes de comprar o antes de abrir una lata que tengas en la alacena, mira bien la fecha de vencimiento, no es extraño que por la alta durabilidad de las conservas, tengas en la cocina algún alimento enlatado vencido sin darte cuenta.

Con información de:

canainca.org.mx

Univision noticias

Contenido.com